miércoles, 4 de abril de 2012

ALCALDESA EN VILO | Se derrumba la corrupción montada por Quintana en Pando

Ana Lucía Reis flanqueada por el presidente Morales y su mentor Quintana,
durante la inauguración de la Terminal de Buses en Cobija, el 7 de enero.

La alcaldesa Ana Lucía Reis ha sido imputada por contratar a una empresa fantasma para construir un colegio con fondos del programa Evo Cumple. El constructor fugó, la plata se esfumó y la obra no avanzó. Esta empresaria hotelera fue diputada del MNR durante el régimen de Sánchez de Lozada y se impuso como candidata municipal del MAS en el 2009 bajo el padrinazgo directo del entonces ministro Juan Ramón Quintana…

por Wilson García Mérida

Durante las pasadas campañas electorales, en Cobija, el hotel Asaí propiedad de la empresaria y ex diputada del MNR Ana Lucía Reis, se constituyó en el palacete del Ministro de la Presidencia que había convertido aquel hotel en su cuartel general desde donde dirigió un montaje proselitista que, más allá de construir un esquema de poder a favor del Movimiento al Socialismo (MAS), afianzaba su poder personal como el nuevo “cacique” de Pando en sustitución pura y simple de Leopoldo Fernández.
Impartiendo órdenes y haciendo “amarres” desde su cómoda suite en el hotel Asaí, el ex militar se propuso ocupar el lugar de Leopoldo Fernández con los mismos métodos y el mismo personal del hoy encarcelado ex prefecto. "JR" Quintana cooptó en su entorno inmediato a varios activistas otrora vinculados políticamente a Fernández, abriendo las puertas del MAS, por encima de la dirigencia social de este partido, a avezados ex militantes del MNR, ADN, MIR, NFR y UCS.  
De don Leo a don J.R.
La alcaldesa Ana Lucía Reis en pleno ejercicio, como la generosa
anfitriona de Evo Morales en su famoso hotel Asaí, en Cobija.

Entre este personal proveniente de la derecha tradicional pandina, reclutados por Quintana, el  "poderoso JR” promovió a varios candidatos para diputados y senadores que se pusieron “la camiseta del proceso de cambio” a pesar del odio visceral que solían manifestar contra “el indio Evo Morales”. Para la Alcaldía de Cobija impuso como candidata a la ex diputada del MNR Ana Lucía Reis, propietaria del hotel en que Quintana se hospeda habitualmente —y que es el hospedaje oficial de todos los jerarcas que llegan de La Paz.
Una vez logrado el triunfo electoral con los tradicionales métodos del clientelismo y la subasta de prebendas, Quintana tomó control absoluto y directo de la Gobernación de Pando y la Alcaldía de Cobija, teniendo al Gobernador y la Alcaldesa como sus fieles escuderos; aunque también se hizo evidente que el Gobernador fue desmarcándose inteligente y sutilmente de tan perniciosa dependencia centralista.
Del mismo modo, Quintana ejerce control directo sobre otras instancias oficiales como la Fiscalía, la representación del Defensor del Pueblo —que hasta hoy no emite informe alguno sobre la confiscación de Sol de Pando—; además de ciertos niveles claves de la Policía y de las FF.AA. en este Departamento amazónico. (A nivel nacional, el ex mayor “pisa fuerte” en los aparatos de Inteligencia del Estado, tiene “su gente” al mando de la Dirección Nacional de Inteligencia y pretende también controlar el sistema gubernamental de medios de comunicación para someter a los periodistas estatales a sus estrategias de desinformación. Provocó la salida de Iván Canelas del Ministerio de Comunicación; y mucho tuvo que ver con la abrupta renuncia de la Ministra de Defensa durante la crisis de Chaparina, detalle que el Defensor del Pueblo pasó por alto en su informe sobre la represión del 25 de septiembre, entre otros.  Evo Morales parece estar muy feliz con este tenebroso accionar de su principal operador castrense).

socapando el destierro y exterminio de los Pacahuara
Un esquema de galopante corrupción
rodea al presidente Evo Morales.
Quintana movió sus influencias en el Gobierno para privar a Sol de Pando de los ingresos que permitían cubrir sus costos de producción brindando servicios publicitarios a entidades estatales, al margen de propiciar la incautación y quema del periódico y el desmantelamiento de su red de canillitas, manipulando al personal de la Gobernación, entre ellos a un ex sicario de la Prefectura leopoldista que fue apadrinado por el Ministro para trabajar como guardaespaldas del gobernador Flores, contra la propia voluntad de la autoridadelecta.
El objetivo principal de la incautación fue impedir la difusión de una investigación periodística sobre el exterminio de la etnia Pacahura, en la que este ex militar banzerista está directamente involucrado, además de reportes logrados en Bolpebra demostrando que en ese municipio no hubo ningún “desarrollo fronterizo” sino más bien proyectos fantasmas con millonarios financiamientos.

Caricatura publicada en la edición Nro. 21 de Sol de Pando,
del 12 al 27 de junio, 2011, antes de la incautación del 11 de julio.
Y por si fuera poco, en su afán de anular el trabajo informativo de Sol de Pando que vela por los intereses públicos en la Amazonia boliviana, el “influyente” ex mayor de Ejército se da a la tarea de propalar la intriga de que éste es un medio “financiado por la derecha y la CIA”, acusándonos de ser “enemigos del proceso de cambio”, en esa típica maniobra de operación sicológica destinada a dar muerte civil al adversario, como se enseña a los represores bien adiestrados en la Escuela de las Américas.

Sol de Pando le respondió a Quintana exigiéndole aclare ante el país, ante los movimientos sociales, ante los pueblos indígenas y ante el propio presidente Evo Morales por qué no “expulsa” de la Amazonia boliviana, en medio de su constante cacareo al respecto, a una ONG de Usaid —Rainforest Alliance—, que emite sendas certificaciones para el saqueo de maderas preciosas del ancestral territorio Pacahuara en Pando hacia el mercado norteamericano, entre otros temas que confirman su vinculación estrecha con el grupo neo-capitalista Soros.
El escándalo municipal
El disfrute elitista del poder es siempre inmoral
porque desprecia los derechos de los de abajo.

Según una denuncia lanzada públicamente nada menos que por el diputado "quintanista" del MAS Galo Bonifaz en octubre del 2011, la alcaldesa Ana Lucía Reis habría causado daño económico a su Alcaldía firmando un millonario contrato para la construcción de una unidad educativa denominada "Evo Morales", con una empresa fantasma que recibió fondos del programa Evo Cumple y desapareció de la escena sin concluir la obra proyectada. Ana Lucía Reis afirma en su defensa que el dinero fue entregó a esa empresa invisible en La Paz, mediante el Ministerio de la Presidencia.
El Ministerio Público investigó la denuncia de Bonifaz y concluyó imputando a la Alcaldesa.
En declaraciones efectuadas al semanario Perla del Acre, reproducidas por la red Erbol, el Fiscal Coordinador de la Unidad Anticorrupción, Juan Carlos Cuéllar, señaló que la Alcaldesa, como Máxima Autoridad Ejecutiva (MAE), ha incumplido en sus deberes de fiscalizar, hacer un control riguroso a las obras del programa "Bolivia cambia, Evo cumple", que se vienen ejecutando en beneficio de la población cobijeña.
Según el fiscal asignado al caso, de las ocho obras destinadas al municipio de Cobija por el programa Evo Cumple, se pudo detectar que una de las obras más atrasadas y actualmente abandonada es la construcción de la Unidad Educativa “Evo Morales Ayma”, ubicada en el barrio San Juan, cuyo desembolso según la Unidad de Proyectos Especiales (Upre) se habría realizado en un 80 por ciento, aunque a la fecha los informes de avance de la obra señalan que sólo tiene un 30 por ciento.
Lo más grave es que la empresa contratista no existe. El Fiscal Anticorrupción presume que la empresa constructora Bebras, que se adjudicó la construcción del edificio educativo, ha desaparecido y ahora su supuesto dueño Marino Jhunior Nacimento Lima estaría en el Brasil.
No se descarta que la empresa constructora sea fantasma, porque hasta la fecha no pudieron ubicar el lugar donde funciona dentro la jurisdicción de Cobija. 
“Hemos solicitado documentación sobre esta obra, nos han llegado varios documentos de la Upre y no encontramos el contrato con la empresa constructora; en cambio las otras empresas adjudicadas de distintas obras del mismo programa en el municipio de Cobija tienen un contrato, donde la Alcaldesa firma como beneficiaria. Sin embargo, para la construcción de esta unidad educativa que tiene un costo superior a cuatro millones de bolivianos, esta empresa constructora aparentemente no firmó ningún contrato con la Upre, por eso presume el Ministerio Público que tiene ciertas responsabilidades la Alcaldesa”, explicó el fiscal entrevistado.
“Ante todos estos indicios de la investigación, porque todavía no podemos hablar de pruebas, provisionalmente, por el momento se ha hecho la correspondiente imputación a la Alcaldesa, toda vez que hemos sido conminados por el señor Juez Cautelar para presentar o la imputación si creíamos que habían suficientes indicios o rechazo de este caso, y teniendo los suficientes indicios de que hay responsabilidades por uno y otro delito que están en proceso, hemos tomado la determinación de imputar a la Alcaldesa de Cobija, Ana Lucia Reis Melena, por el momento con la reserva de la solicitud de medidas cautelares”, explicó la autoridad anticorrupción.
En caso de encontrarse mayores elementos y para presumir que existen los riesgos procesales como es la obstaculización, fuga y demás riesgos que están establecidos dentro el procedimiento penal el Ministerio Público, se podría solicitar lo que corresponde a procedimiento, una de las alternativas que la Ley franquea sería la medida extrema de detención preventiva.
Corrupción y crisis interna
El diputado Galo Bonifaz, quien denunció a la alcaldesa Reis hasta provocar una inminente crisis política que se avecina en este municipio, es uno de los activistas políticos más obsecuentes con Quintana, es su vocero personal en Pando y su operador directo en el Legislativo. No hay palabra que Bonifaz profiera ni acción que despliegue, sin previa consulta con Quintana, su “jefe”. Cada instrucción que le imparte el ex militar para actuar o declarar en público, el Diputado lo cumple al pie de la letra.
Sin embargo resulta extremadamente inusitado que Bonifaz haya emprendido una tenaz campaña, dentro y fuera del MAS, contra la propietaria del hotel Asaí y amiga personal de Quintana, la alcaldesa Ana Lucía Reis.
Lo claro es que Bonifaz, de manera oportunista e hipócrita, según versiòn de la Alcaldesa, ha tomado partido apoyando al gobernador Luis Flores Roberts quien en los últimos meses mantuvo una muy tensa relación con Ana Lucía Reis.
En la interna entre Luís Flores Roberts y Ana Lucía Reis, Galo Bonifaz actúa como el lancero de Flores y verdugo de Reis.
La gran duda es: ¿en cuál bando queda Quintana? Al parecer, los títeres se le van yendo de las manos al gran titiritero.


Separata de la Edición Nro. 22,
incautada el 11 de julio del 2011.